¿Cómo es el cerebro?

25/04/2019 como es el cerebro
Percibimos el mundo que nos rodea, nos movemos, pensamos, recordamos, memorizamos, decidimos y hacemos un sinfín de funciones que nos hacen ser quién somos y cómo somos. Te invitamos a que inicies un viaje con nosotros para descubrir las últimas investigaciones sobre el cerebro humano. ¿Nos acompañas?

Texto revisado por: Dr. Diego Redolar, profesor de Neurociencia de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC)

Fruto de millones de años de evolución, el cerebro humano, lo que en anatomía corresponde al telencéfalo humano, es uno de los órganos más complejos, fascinantes e importantes de nuestro organismo. Forma parte del sistema nervioso central (SNC) y gracias a la interconexión de 87 mil millones de células nerviosas, llamadas neuronas, controla y regula la mayoría de actividades del organismo. Ahora mismo, mientras estás leyendo este artículo, varias partes de tu cerebro están interactuando para poder ver, leer, procesar la información, entender y, por supuesto, poder disfrutar de esta lectura.

«Los hombres deberían saber que del cerebro y nada más que del cerebro vienen las alegrías, el placer, la risa, el ocio, las penas, el dolor, el abatimiento y las lamentaciones». Como bien auguraba Hipócrates, gracias al cerebro podemos razonar, experimentar sentimientos y emociones. En definitiva, todo lo que somos ocurre en el cerebro.

Iniciamos nuestro viaje por el cerebro describiendo este apasionante órgano.

El cerebro

Para empezar es importante aclarar un malentendido muy común. En anatomía, el uso del término ‘cerebro’ se utiliza para designar al telencéfalo. Pero debido a que en la literatura anglosajona está ampliamente aceptada la utilización del término ‘brain’ para referirse al encéfalo y, debido a que la traducción de dicho término a nuestro idioma sería la de cerebro, a lo largo de este artículo se utilizarán los términos de encéfalo y cerebro como sinónimos.


Como bien auguraba Hipócrates, gracias al cerebro podemos razonar, experimentar sentimientos y emociones. En definitiva, todo lo que somos ocurre en el cerebro


El encéfalo (o lo que se conoce comúnmente como cerebro) es una masa de consistencia gelatinosa de un kilo trescientos de color rosa, aunque a menudo se diga que es de color gris. Se hace una distinción de sustancia gris ( cuando hay una predominancia de cuerpos celulares) y sustancia blanca (cuando predominan los axones) que se encuentra dentro del cráneo protegido por las meninges. Se trata de unas membranas que rodean y protegen el encéfalo y la médula espinal, y por una sustancia líquida transparente (líquido cefalorraquídeo) en el que flota. Este líquido es producido mayoritariamente en los ventrículos cerebrales, que son estructuras llenas de esta sustancia acuosa. Esta máquina perfecta está formada por tres componentes principales: el prosencéfalo, el cerebelo y el tronco del encéfalo.

 

Vamos a conocer un poco más cada una de las partes del cerebro, dónde se encuentran y sus funciones.Cerebral lobes

 

Partes del cerebro

Hoy en día sabemos que el sistema nervioso controla y regula la mayoría de actividades del organismo. La información de nuestro entorno es captada por diferentes tipos de receptores sensoriales distribuidos ordenadamente por nuestro cuerpo. Éstos recogen y envían la información para que sea procesada e integrada en último término en la corteza cerebral. De igual forma, constantemente se están poniendo en marcha los cuidadosos planes motores que se desarrollan en la corteza y que finalmente conllevan a la coordinación de diversos grupos musculares para permitir un determinado movimiento.

 

La corteza o córtex cerebral recibe, integra y procesa la información, además de enviar diferentes señales que regulan múltiples facetas de nuestra conducta. La corteza no sólo establece un puente de unión entre la información proveniente del medio y la respuesta que el organismo realiza para adecuarse a las demandas cambiantes del entorno, sino que nos convierte en lo que somos, subyace a nuestras emociones, a la resolución de problemas, a la inteligencia, al pensamiento, a capacidades tan humanas como el lenguaje, la atención o los mecanismos de aprendizaje y memoria.


La corteza recibe, integra y procesa la información…nos convierte en lo que somos


El cerebro está dividido en dos hemisferios: el derecho y el izquierdo que se conectan mediante el cuerpo calloso, formado por fibras nerviosas. Cada hemisferio procesa información motora y sensorial de la parte opuesta del cuerpo. De esta manera, el hemisferio derecho controla los movimientos de los músculos de tu brazo y piernas izquierdas y recibe información sensorial de la parte contralateral (visión, tacto, audición…) y el hemisferio izquierdo hace lo mismo con la musculatura de la parte derecha.

Este impresionante vídeo del USC Stevens Neuroimaging and Informatics Institute ilustra muy bien la anatomía y la complejidad estructural de nuestro cerebro. Desde una escala macro a una micro, no solo se puede ver la materia gris, sino también la materia blanca, y las estructuras internas del cerebro como el hipocampo llegando a las neuronas.

 

Respecto a las funciones cognitivas que desempeña cada parte, se sabe en los últimos años que es un error atribuir cualquier función del cerebro a una sola región, debido a que el procesamiento cognitivo se produce en red y la plasticidad neuronal puede contribuir a que distintas regiones se encarguen de diversas funciones. Sin embargo, es cierto que hay áreas, en especial las primarias, que se encargan de forma general de determinadas funciones. Por ello, los neurocientíficos como la Dra. Nancy Kanwisher, profesora en el Department of Brain and Cognitive Sciences en el McGovern Institute for Brain Research, llevan años trabajando en el retrato neuronal de la mente humana.


El procesamiento cognitivo se produce en red y la plasticidad neuronal puede contribuir a que distintas regiones se encarguen de diversas funciones


Lóbulos

Seguimos nuestro recorrido, y llegamos a los hemisferios, que poseen 4 lóbulos:

Gehirn, medial - Lobi en 

Lóbulo frontal

El lóbulo frontal está situado en la parte anterior del encéfalo y una de sus funciones es controlar los movimientos corporales voluntarios. Sobre todo la parte más anterior, la corteza prefrontal, es de crítica importancia para adecuar las emociones al contexto social y normativo. Asimismo, juega un papel muy importante en la atención, la memoria de trabajo, la motivación, la toma de decisiones, además de otras funciones cognitivas. También es fundamental para nuestra conciencia y para la producción del lenguaje.

 

Lóbulo parietal

Está situado posterior al lóbulo frontal y separado de este por la cisura central. En este lóbulo se encuentran las cortezas sensoriales que recogen la información somatosensorial (tacto, propiocepción, dolor, etc.) de todo el cuerpo. Este lóbulo es también fundamental para la orientación de la atención hacia los estímulos relevantes del entorno y se encarga además del procesamiento de operaciones mentales como el cálculo y de orientarnos en el espacio.

 

Lóbulo occipital

Se encuentra en la parte posterior de la cabeza, detrás de los lóbulos parietales. Procesa la información visual que procede de la retina. El lóbulo occipital puede procesar y almacenar información visual recogida por nuestros ojos. Su actividad es tan importante que cuando el lóbulo occipital se daña, la persona puede quedar ciega a pesar de no tener un problema en la vista.

 

Lóbulo temporal

Nos permite disfrutar de la música, ya que procesa los estímulos auditivos, además, está muy implicado en el aprendizaje y las emociones. Gracias al lóbulo temporal también podemos reconocer la cara de las personas que hemos visto previamente. El hipocampo, una estructura cortical que nos permite consolidar la memoria, se encuentra en el interior de la parte medial de este lóbulo.

 

 Gray739-emphasizing-hippocampus        Hippocampus and seahorse cropped

Estructuras subcorticales

Ahora vamos a conocer las estructuras subcorticales de los hemisferios cerebrales. Estas se ubican inmersas en la sustancia blanca por debajo de la corteza cerebral (tal como indica su nombre) y se disponen circundando al diencéfalo y alrededor de los ventrículos laterales. Podemos destacar:

 

Los ganglios basales

Los ganglios basales son islotes de materia gris dentro del cerebro y forman una interfaz compleja entre las entradas sensoriales y las destrezas motoras, en especial para movimientos semiautomáticos como cuando caminamos.

El tálamo

Es la puerta de entrada a la corteza. Tiene una curiosa forma parecida a dos huevos yuxtapuestos, y está situado en la parte superior del tronco encefálico. El tálamo controla y procesa la información antes de enviarla a la corteza.

 

La amígdala

AmygdalaEl sistema nervioso registra estímulos de importancia biológica, como serpientes o arañas, porque para nuestros antepasados estos animales constituían una amenaza. De esta manera, el sistema nervioso ha evolucionado de tal forma que nos permite reconocerlos y esto ayuda a nuestra supervivencia. La amígdala está supervisando constantemente la información que recibimos del entorno en búsqueda de señales de peligro. No obstante, la amígdala no solo se activa por estímulos que pueden poner en peligro nuestra supervivencia sino también aquellos positivos que tienen importancia para el individuo. Asimismo, también se activa de forma diferencial en función de la experiencia previa. De esta forma, mediante los mecanismos de memoria emocional que dependen de la amígdala, podemos aprender determinadas contingencias que hacen que algunos estímulos no tengan importancia para unas personas y sí sean muy importantes para otras. 


La amígdala está supervisando constantemente la información que recibimos del entorno en búsqueda de señales de peligro


Cerebelo

El cerebelo está ubicado en la parte posterior del tronco del encéfalo. Tiene como función principal coordinar tanto los movimientos como los procesos cognitivos para que estos se produzcan de una forma fluida. Además tiene la sorprendente capacidad de aprender de los errores y, de esta manera, tanto los movimientos como los procesos mentales se pueden llevar a cabo de forma precisa y automática.

 

Tronco del encéfalo

Se extiende hacia la columna vertebral y es esencial porque conecta el encéfalo con el resto del cuerpo. El tronco del encéfalo es el que nos mantiene vivos, ya que regula de forma automática nuestras funciones vitales (latido cardíaco, presión arterial, respiración, digestión, etc.).

 

Mesencéfalo

Llamado también cerebro medio, el mesencéfalo es la estructura superior del tronco del encéfalo. No solo conduce impulsos motores desde la corteza cerebral hasta el puente troncoencefálico sino que también es el encargado de conducir los estímulos sensitivos desde la médula espinal hasta el tálamo. En esta parte se encuentran estructuras importantes como los colículos, el núcleo rojo y la sustancia negra.

 

Puente

También llamado puente de Varolio o protuberancia anular, el puente troncoencefálico, es la parte más prominente del tronco encefálico. Su función, relacionada con la supervivencia, es principalmente integrar las vías sensitivas y las vías motoras.

 

Bulbo raquídeo

Se trata de una de las partes más importantes del tronco encefálico, situado entre el puente troncoencefálico o protuberancia anular y la médula espinal. Transmite los impulsos de la médula espinal al encéfalo. Su función principal es regular diferentes procesos como los latidos del corazón, el movimiento respiratorio o los mecanismos de respuesta cuando tosemos, estornudamos o vomitamos.

Esperamos que hayas disfrutado de este viaje por tu cerebro.

 


Referencias:

El cerebro cambiante. Diego Redolar. Editorial UOC http://www.editorialuoc.cat/el-cerebro-cambiante

Psicobiología. Diego Redolar. Editorial Médica Panamericana https://www.medicapanamericana.com/Libros/Libro/6191/Psicobiologia-Incluye-acceso-a-EVA-Entorno-Virtual-de-Aprendizaje.html


Artículos relacionados:

Sobre el autor

Editora de contenidos de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC

Comentarios

Deja un comentario