Estadística, mujer y salud: el ejemplo de Florence Nightingale

20/05/2020 florence nightingale estadistica

El título de este post, Estadística, mujer y salud, pretende ser, con toda la intención, provocador. Para provocar que el lector se pregunte qué tienen que ver la estadística con la salud. Y qué tienen que ver estadística y salud con la perspectiva de género. Y esta provocación remite, de inmediato, a los debates acerca de las diferentes clasificaciones de las áreas o ramas de conocimiento. 

No es objetivo de este artículo abordar estos debates, sino que justamente pretendo andar en dirección contraria. Para centrarme, con absoluta modestia, en defender la necesidad de construir marcos de análisis que superen esta compartimentación del conocimiento y de la ciencia en áreas. Creo que sólo desde visiones globales se podrán abordar con éxito los fenomenales retos que tiene planteados nuestra sociedad. 

Porque el calendario nos brinda una excusa perfecta para reflexionar acerca de estos temas ya que el pasado 12 de mayo se cumplieron 200 años del nacimiento de Florence Nightingale. Y Florence Nightingale representa un ejemplo excelente de los beneficios de no sentirnos limitados por las fronteras entre disciplinas académicas o ramas del saber. 

La fundadora de la enfermería moderna 

florence nightingale estadística
Florence Nightingale

Aunque, la verdad, resulta muy injusto etiquetar a Florence Nightingale como excusa para algo. Porque podrían llenarse libros repasando y estudiando su vida y sus aportaciones. Florence Nightingale es conocida, sobre todo, como fundadora de la enfermería moderna y por su contribución a la reforma de las condiciones sanitarias en los hospitales de campaña. Es por este motivo que hace algunos años, cada 12 de mayo se celebra el Día Internacional de las Enfermeras coincidiendo con el aniversario de su nacimiento.  

Florence Nightingale trabajó como enfermera en un hospital de campaña durante la Guerra de Crimea. Y allí constató que la mayoría de muertes se producían por enfermedades infecciosas. Y a partir de esta observación, se centró en recopilar y ordenar estadísticas de mortalidad con el objetivo de demostrar que la mayoría de muertes de soldados se debían a las condiciones sanitarias y, por tanto, eran muertes evitables.

Por lo tanto, su papel en el campo de la salud es clave porque fue una gran impulsora de la reforma sanitaria a nivel mundial, en un momento en que las condiciones sanitarias eran durísimas. Y dedicó parte de su vida a promover el desarrollo de la enfermería como profesión moderna.

Florence Nightingale, pionera en la aplicación de la estadística y la visualización de datos

Para convencer a las autoridades de la necesidad de realizar reformas higiénicas en los hospitales ideó y desarrolló algunos métodos para la visualización de datos muy ingeniosos. Algunos de ellos aún se estudian en nuestras universidades. 

Con sus técnicas, evidenció que la estadística proporciona un ámbito de organización para contrastar y aprender, y puede llevar a mejoras en las prácticas quirúrgicas y médicas

Y aquí aparece otra de las facetas que convierten a Florence Nightingale en un personaje singular, su aportación a la estadística. Fue pionera en el análisis a partir de datos y en la representación visual de la información. Y fundamentó sus aportaciones en una tarea de investigación seria, rigurosa, basada siempre en la recogida y análisis de estos datos. Con sus técnicas, evidenció que la estadística proporciona un ámbito de organización para contrastar y aprender, y puede llevar a mejoras en las prácticas quirúrgicas y médicas

Esto la convierte también en un buen ejemplo de las conexiones de la estadística con muchas otras disciplinas de la ciencia y del conocimiento. Y nos recuerda que muchos de los desarrollos de la estadística han estado y están directamente vinculados con otras profesiones o disciplinas donde aparecen retos que requieren del concurso de la estadística. En síntesis, un excelente ejemplo de los peligros de la excesiva compartimentación de la ciencia y del saber. Con este historial, es comprensible que el International Statistical Institute la haya escogido para impulsar la celebración del Año internacional de la mujer en la estadística y la ciencia de datos. Coincidiendo con el bicentenario de su nacimiento. 

La estadística frente a los retos sociales

Pero Florence Nightingale representa mucho más. Porque fue pionera en la revolucionaria idea de que los fenómenos sociales pueden medirse y someterse al análisis matemático. Aunque en este caso topó con fuertes restricciones. Por un lado, es cierto que fue la primera mujer en ingresar como miembro de la Royal Statistical Society, hecho que supuso un paso hacia adelante. Pero por otro lado su propuesta de creación de una nueva cátedra de Estadística centrada en la aplicación de la estadística a disciplinas como la educación o la criminología no prosperó. Los medios universitarios de la época parece que no compartían el interés de Florence Nightingale por la aplicación de la estadística a los problemas sociales.

La actual pandemia nos ha recordado la necesidad de tomar decisiones en base a datos y evidencias contrastadas (…) defendiendo el rigor y la objetividad de la ciencia en general y de las ciencias de la salud, y la estadística en particular.

Por otra parte, resulta interesante constatar que este 200 aniversario se produce en un contexto que guarda ciertos paralelismos con su época. Ella tuvo que luchar contra muchos prejuicios que, por suerte, parecen superados. Pero la actual pandemia nos ha recordado la necesidad de tomar decisiones en base a datos y evidencias contrastadas. Vivimos en una época en que parece multiplicarse la circulación de informaciones falsas. Y todo apunta a que tendremos que seguir luchando por defendiendo el rigor y la objetividad de la ciencia en general y de las ciencias de la salud, y la estadística en particular.

Perspectiva de género y ciencia

Y creo que podemos trasladar algunas de las lecciones que nos aportan la vida y la carrera de Florence Nightingale al contexto actual. Por una parte, en relación al papel de la mujer en la ciencia. Si bien se han registrado avances, el camino que les falta por recorrer a las mujeres que trabajan para ganarse un espacio en la ciencia aún es largo. Aunque no faltan mujeres en nuestras universidades y centros de investigación, los datos demuestran que la proporción de mujeres es muy superior en las primeras fases de la carrera académica. Y a medida que se avanza en la carrera académica su proporción disminuye. Y esto no es de recibo. 

Lass mujeres no alcanzan a ser ni uno de cada tres investigadores en el mundo.

De hecho, aún hoy las mujeres no alcanzan a ser ni uno de cada tres investigadores en el mundo. Pero, además, la actual crisis sanitaria, económica y social, nos está brindando indicios de que en ciertos procesos de toma de decisiones están demostrando ser más eficaces las mujeres.

Las lecciones de Florence Nightingale

Otra enseñanza es la importancia de luchar en contra de los prejuicios como hizo Florence Nightingale durante toda su vida. No conozco mejor definición del término inteligencia que la de cuestionar todo lo que crees saber. Y, una vez más, este es un planteamiento que nos puede ser de gran ayuda para abordar los retos actuales. En este sentido, no vamos a negar el prestigio social que tienen nuestras universidades y centros de investigación. Pero cuando descendemos al terreno de lo crematístico no parece que esta visión sea compartida por todos los agentes políticos, económicos y sociales. 

Su preocupación por la sanidad, la utilización de los métodos de la estadística o la ciencia de datos convierten a Florence Nightingale en un excelente referente para abordar los retos que tiene planteados nuestra sociedad.

Otra lección que podemos aprender de Florence Nightingale es la importancia de la dedicación y del esfuerzo. Y la necesidad de una mirada a largo plazo en la ciencia y la investigación. La sociedad necesita respuestas y espera encontrarlas en la ciencia, aunque no las tenga o las tenga sólo parcialmente, porque la ciencia avanza formulando hipótesis y refutándolas, haciendo evolucionar así el conocimiento. Pero este no es un proceso rápido. Y no parece que tengamos siempre la necesaria paciencia.

En definitiva, la preocupación por la sanidad, la utilización de los métodos de la estadística o la ciencia de datos son algunos ejemplos de la visión de la sociedad y de sus problemas que convierten a Florence Nightingale en un excelente referente para abordar los retos que tiene planteados nuestra sociedad. Por esto quiero invitar a todo el mundo a participar del Año Internacional de la Mujer en la Estadística y la Ciencia de Datos. Porque sólo con más ciencia, y con más mujeres en el mundo de la ciencia, podremos superar los fenomenales retos que tenemos planteados en la actualidad. 

Sobre el autor

Presidente de la Societat Catalana d’Estadística. Profesor colaborador de los Estudios de Economía y Empresa de la UOC

Comentarios

Deja un comentario