Realidad virtual aplicada a la formación en salud

01/10/2019
¿Sabías que la realidad virtual (RV) se está aplicando en formación en diferentes ámbitos, y en especial en salud? El investigador de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y CEO de Immersium Studio, Luis Villarejo, explica en este artículo cómo el uso de este tipo de tecnología inmersiva está revolucionando la formación de profesionales de la salud.

 

Hace tiempo que venimos escuchando y viendo venir la gran ola de la realidad virtual (RV) y de la realidad aumentada (RA), disciplinas que se engloban en el término de ‘tecnologías inmersivas’. El vaticinio de una impregnación inmediata y de gran alcance de esas tecnologías en nuestras vidas no es nuevo. Y también es cierto que a día de hoy no es difícil identificar esa presencia en nuestro día a día. 

No es raro caminar por un centro comercial y encontrar un espacio en el que puedes entrar, ponerte unas gafas de RV y transportarte virtualmente a otro entorno. No es raro ver publicidad en televisión, prensa o en la calle en la que aparezcan gafas de RV que te ofrecen una experiencia relacionada con todo tipo de productos y servicios que hace un par de años no hubiéramos vinculado con las tecnologías inmersivas. Hoy no nos sorprende que hayan juegos de realidad aumentada como ‘Pokemon Go’ o el reciente ‘Harry Potter Wizards Unite’ que en tan sólo 15 horas ocupen el número 1 de descargas en las stores y que muevan a millones de personas a caminar por nuestras calles mientras enfocan con sus teléfonos móviles para avanzar en el juego. Empieza a ser habitual que grandes artistas mundiales como, por ejemplo, Björk hace dos años con Björk Digital, incorporen esa tecnología en sus performances. Los parques de atracciones de nuestras ciudades, y no estamos hablando de Tokyo, condimentan ya algunas atracciones con gafas de RV


Las gafas de RV te ofrecen una experiencia relacionada con todo tipo de productos y servicios que hace un par de años no hubiéramos vinculado con las tecnologías inmersivas


Si bien es cierto que la industria del entretenimiento, entendida en un sentido amplio, es la punta de lanza de esa penetración, muchos otros sectores están experimentando el desembarco al que hacemos referencia. En el sector inmobiliario, los procesos de compra-venta se ven acelerados mediante el uso de experiencias de vídeo 360 que permiten al comprador trasladarse virtualmente hasta el inmueble en que está interesado y explorarlo a su antojo. Permitiendo que el usuario pueda descartar inmuebles y evitar desplazamientos improductivos. Incluso ya se producen compras mediante estas experiencias sin que medie un desplazamiento físico al inmueble.

Pero ¿qué penetración de las tecnologías inmersivas experimenta hoy la formación y más en concreto la formación en salud?

Las empresas están adoptando las tecnologías inmersivas en la formación de sus empleados sobre todo en el ámbito del role-playing donde la RV es una herramienta eficaz, eficiente y efectiva en la formación de las personas. Walmart ha implantado con mucho éxito un programa estable de formación en RV mediante el cual sus empleados al ponerse unas gafas de RV se ven en el centro de un video 360 que recrea (y aquí es importante subrayar que lo que visualiza el empleado no es un videojuego sino una grabación de video en 360º con tiendas y personas reales) diversas situaciones en las que Walmart quiere formar a sus empleados. 


Las empresas están adoptando las tecnologías inmersivas en la formación de sus empleados sobre todo en el ámbito del role-playing donde la RV es una herramienta eficaz, eficiente y efectiva en la formación de las personas


Walmart quiere que sus empleados puedan practicar con el mayor grado de realismo posible situaciones que se dan, por ejemplo, en los Black Friday. Los empleados se encuentran a sí mismos en un pasillo del supermercado en el que están pasando diversas cosas: potenciales problemas con clientes, productos mal colocados, suciedad, etc. Y deben decidir cómo actúan. Walmart quiere que sus empleados tomen decisiones ante estas situaciones, quiere que fallen en RV para que aprendan sin afectar a negocio y así evitar ese fallo cuando estén desarrollando sus tareas en las tiendas. Si a eso le añadimos que el comportamiento del empleado dentro del sistema de formación en RV es totalmente monitorizable y auditable para su posterior revisión y debriefing, nos encontramos con un sistema que permite aprender, reducir a cero las consecuencias de los fallos en periodos formativos y supervisar y mejorar el proceso formativo. Walmart resalta que el sistema contribuye a formar empleados con más confianza en sí mismos y preparación ante las situaciones del día a día y especifica que los test de desempeño de los empleados que han seguido éste programa de formación mejoran entre un 10 y un 15% su puntuación. Y aún van más lejos, Walmart ya ha utilizado este sistema de RV como parte de la evaluación de la idoneidad de una persona para ocupar uno de sus puestos en más de 10.000 ocasiones porque consideran “una manera eliminar los prejuicios inherentes a los procesos de contratación”.


Es un sistema que permite aprender, reducir a cero las consecuencias de los fallos en periodos formativos y supervisar y mejorar el proceso formativo


Al igual que Walmart, otras empresas han implantado la formación en RV para distintos tipos de procesos. En Kentucky Fried Chicken se incorporó un sistema de formación en RV para mejorar el proceso de onboarding de sus nuevos empleados. El sistema en cuestión sitúa al nuevo empleado en un videojuego en RV en el que el empleado debía ejecutar correctamente todas las tareas implicadas en la preparación del famoso pollo frito de KFC. En ese entorno, el empleado puede fallar sin impactar en la cadena de producción y sin necesitar del tiempo que un supervisor dedicaría a minimizar el impacto de esos errores en la cadena de producción.  En Linde, fabricantes de gases industriales, han instaurado un programa formativo en RV para los conductores de sus camiones cisterna en el que pueden practicar (y fallar) como ejecutar procedimientos complejos en los camiones que en la vida real implican riesgos considerables. Linde ha verificado que con este programa sus conductores han reducido en un 60% los errores en estos procesos incrementando así su seguridad y los costes asociados a los errores mencionados.  

Pero ¿y en salud? 

En salud, las tecnologías inmersivas, aplicadas en el ámbito del eHealth o salud digital, se están utilizando en un amplio abanico de casuísticas. Desde experiencias como la del Hospital de La Paz en Madrid, en la que se utiliza la RV en tres fases diferenciadas con pacientes infantiles con trasplante de hígado. La primera fase tiene como objetivo anticipar tanto al paciente como a la familia cómo va a ser el proceso del trasplante. Mediante unas gafas de RV tanto el paciente como la familia previsualizan dónde van a estar el día del trasplante, cómo y por dónde van a bajar al quirófano, qué se hará allí, el TAC, etc. Eso permite disminuir la ansiedad del paciente y la familia ya que el día del trasplante todo ese proceso no es totalmente nuevo sino que ya cuentan con cierto grado de familiaridad al haberlo podido explorar en RV. La segunda fase es de distracción en aquellos procesos que son dolorosos como quitar o poner un drenaje. Al paciente infantil se le da una experiencia inmersiva en RV en la que debe concentrarse para controlar, por ejemplo, un dinosaurio con la mirada. Cuando se consigue que la atención del niño/a se enfoque en otra tarea, el dolor es menor. Y por último, una tercera fase de formación y concienciación sobre el tratamiento a seguir tanto para el paciente como para su entorno mediante un sistema de formación en RV que te coloca en primera persona en situaciones tipo con las que el paciente y su entorno se van a encontrar. ¿Cómo el trasplante afecta o condiciona tu actividad (o la de tu hijo/a, hermano/a…) y hábitos de ahora en adelante?


En salud, las tecnologías inmersivas, aplicadas en el ámbito del eHealth, se están utilizando en un amplio abanico de casuísticas


El objetivo y la metodología de la última fase de la experiencia del Hospital de La Paz es perfectamente aplicable a otros procesos en los que el paciente experimenta un cambio en sus hábitos y un acompañamiento en este formato es susceptible de mejorar la efectividad de los métodos actuales. El Dr. Manuel Armayones Ruiz, director de desarrollo del eHealth Center de la UOC me proponía hace unas semanas un proceso como el descrito para acompañar a las personas a las que se les acaba de diagnosticar diabetes en qué implicaciones tiene en su salud y en sus hábitos vitales ese diagnóstico.

Pero no sólo eso, ¿qué hay de aprovechar el aprendizaje inmersivo para formar no sólo a los pacientes sino también a los futuros o actuales profesionales de la salud?

Hay diversos casos de éxito al respecto. En la University of New England se ha introducido una experiencia formativa de Realidad Virtual en el currículum de los estudiantes de medicina, enfermería y fisioterapia mediante la cual se coloca al estudiante en el papel y la perspectiva de una persona mayor con dificultades de visión, audición y Alzheimer. En la experiencia, el estudiante debe completar una serie de tareas habituales en el día a día de una persona mayor con estas limitaciones. Los resultados de la experiencia piloto que llevó a la inclusión definitiva de la experiencia en el currículum formativo de medicina, enfermería y fisioterapia fueron que el entrenamiento inmersivo con RV en salud es efectivo potenciando la comprensión de los problemas relacionados con la edad e incrementando la empatía de los alumnos con las personas mayores que presentan estas dificultades

Un procedimiento similar se ha aplicado en la formación del personal encargado de hacer las admisiones en hospitales en el sur de Australia. Permitiendo a esas personas fallar en el proceso de admisión, aprender de ello y empatizar con distintas casuísticas de pacientes. 

La simulación más realista posible es aquella que se hace con actores y voluntarios. Esta simulación tiene diversos inconvenientes entre los que destacan, en primer lugar, el coste y la compleja logística de cada simulación. Hay que contratar actores y voluntarios, hay que convocar en un mismo lugar y tiempo a diversos sujetos para que sean formados, hay que reservar un espacio adecuado para realizar la formación. El segundo gran inconveniente es la falta de homogeneidad entre distintas sesiones de dichas simulaciones. Imaginen una simulación con actores y voluntarios desarrollada en Barcelona y otra en Madrid, en días distintos, con sujetos distintos, con lugares distintos y seguramente con actores distintos. La formación no es la misma por mucho que se intente replicar. 

Por contra, en RV mediante el uso de vídeo 360 interactivo (en el que el usuario es expuesto a situaciones en las que debe tomar decisiones y en función de sus decisiones el programa formativo avanza en una dirección u otra) obtenemos el entorno de simulación más próximo al realismo de las simulaciones con actores pero, en primer lugar, reduciendo el coste económico, ya que el recurso formativo se desarrolla una vez y se reutiliza repetidamente mediante las gafas de RV. En segundo lugar, simplificando la logística al uso de unas gafas de RV, no hace falta desplazamiento, no hace falta convocatoria, no hay que coordinar a los sujetos de la formación. Simplemente los sujetos, de manera autónoma y en el momento que más les encaje, se ponen las gafas de RV y empiezan su formación. Y en tercer lugar, garantizando la homogeneidad de la formación ya que todos los sujetos de la formación utilizan el mismo recurso que no cambia como en el ejemplo de la simulación con actores. 

Imaginen una formación así para que los residentes de un hospital dispongan de un entorno de simulación realista pero seguro, con un alto grado de inmersión que les permita fallar y aprender del error sin generar consecuencias en sus hospitales. Un entorno con alta disponibilidad que les permita aprovechar cualquier momento para ponerse las gafas y progresar con su formación. Un entorno que garantice la homogeneidad de la formación sobre todas las personas que la realizan. Imaginen que los residentes de un hospital puedan aprender a dar malas noticias a las familias con este método. Imaginen que mediante este método los residentes puedan enfrentarse a un pool de situaciones tipo con las que sabemos que se van a enfrentar y que les ofrecemos el espacio para practicar las distintas técnicas que pueden utilizar para optimizar los resultados de su comunicación. Sin miedo a fallar por las consecuencias, explorando, comparando, aprendiendo. Imaginen cómo una simulación así generará en los residentes las emociones que experimentarán después cuando estén delante de la família real. Imaginen cómo esos residentes irán adquiriendo “horas de vuelo” que les permitirán enfrentarse a esas situaciones con mayor confianza y sentir el “yo ya he vivido esto”.

En resumen, la realidad virtual, así como las tecnologías inmersivas por extensión, no son una varita mágica de propósito general que se pueda aplicar de manera indiscriminada en cualquier ámbito y con cualquier propósito. Pero si esa varita se aplica de una manera informada, con un análisis y unos objetivos rigurosos y coherentes con las potencialidades que ofrece esa tecnología, los resultados son asombrosos en términos de eficacia, eficiencia y efectividad.

Y ya vamos hacia ese camino.

Sobre el autor

Luis Villarejo
Luis Villarejo es cofundador y CEO de Immersium Studio (https://immersiumstudio.com/blog) e investigador del grupo de I+D+i LNT (Laboratorio del Nuevo Turismo) de la UOC. Sus intereses se centran en la mejora de la formación, tanto en instituciones educativas como en empresas, a través de la aplicación de la realidad virtual y la realidad aumentada. mmersium Studio ha obtenido el premio a la mejor aplicación educativa inmersiva en el Congreso anual de la Immersive Learning Research Network en 2019 por la aplicación interactiva de realidad virtual para la comunicación y el feedback.
luis.villarejo@immersiumstudio.com

Comentarios

Deja un comentario