5 motivos para estudiar un máster en salud digital

22/07/2021
Foto: Anna Shvets en Pexels.

Pocos sectores pueden decir que no hayan sufrido cambios por la pandemia de la COVID-19. De hecho, todas las personas hemos visto alterado nuestro día a día de una u otra forma. Ha cambiado la manera en la que nos saludamos, en que compramos e incluso en cómo disfrutamos de nuestro tiempo libre. No obstante, si hay un sector que ha vivido todos estos cambios a una velocidad vertiginosa, ese ha sido el de la salud, obligando tanto a profesionales como a usuarios a adaptarse a una nueva realidad en la que la salud digital ha llegado para quedarse.

La también conocida como ehealth no es una tendencia que haya nacido como consecuencia de la pandemia del coronavirus, pero las circunstancias vividas durante la pandemia han acelerado la implantación de la salud digital, un concepto que incorpora las tecnologías de la información y comunicación (TIC) a los procesos de atención sanitaria, y del que hasta 2020 solo se efectuaban pequeños avances.

A pesar del colosal aumento de trabajo provocado por la COVID-19, los profesionales sanitarios han realizado (y siguen realizando) una gran labor, que en gran parte se ha podido llevar a cabo gracias a herramientas digitales. No obstante, en muchos países ha quedado claro que el sistema sanitario debe reforzarse, motivo por el cual la inversión y formación en la tecnología aplicada a la salud es imprescindible. En este contexto, cada vez son más los motivos para estudiar un máster en salud digital, puesto que la demanda de profesionales debidamente formados en este ámbito irá en aumento.

Telemedicina: un nuevo modo de atención sanitaria

Desde que empezó la pandemia, la realización de visitas médicas a distancia ha permitido que millones de pacientes en todo el mundo puedan seguir con su rutina sanitaria con relativa normalidad.  La telemedicina no solo evita el colapso de centros sanitarios y protege al paciente de estar expuesto a contagios, sino que evita desplazamientos innecesarios, algo especialmente útil para determinadas personas.

Aunque lógicamente no todas las consultas médicas podrán realizarse a distancia, la telemedicina es una de las principales tendencias que ha venido para quedarse, ya que gracias da solución a temas que hasta ahora estaban pendientes, como la falta de asistencia médica en zonas rurales o en localidades sin centro de atención primaria.

Ante esta nueva realidad sanitaria, el máster en salud digital de la UOC da a los alumnos las herramientas clave para afrontar un futuro muy centrado en la atención médica a distancia.

El reto de la interpretación de datos médicos a distancia

Tener un paciente delante en la consulta no es lo mismo que realizar una visita a distancia. Es por eso que el análisis y la interpretación de datos toman ahora una nueva dimensión con la telemedicina.

Un buen profesional sanitario, debidamente formado con un máster en ehealth, debe ser capaz de usar el big data para desarrollar su trabajo de la mejor forma posible, algo que se consigue gracias a asignaturas como ciencia de datos aplicados a la salud.

Salud digital= empoderamiento del paciente

La implementación de la salud digital permite al paciente estar más informado que nunca sobre su estado de salud y seguir su evolución, algo que sin duda le ofrece empoderamiento como persona corresponsable de su situación.

Paralelamente, el uso de accesorios como smartphones o wereables, relacionados con aspectos básicos de la salud (peso, ritmo cardíaco, porcentaje de grasa, etc.) involucra aun más al paciente en este desarrollo. Nunca antes los ciudadanos habían podido disponer de tanta información sobre su salud, y eso también cambiará la forma de interactuar con los profesionales sanitarios, que deben estar debidamente preparados para dar respuesta a las nuevas inquietudes de los pacientes y plantearse nuevos retos sobre ética, legislación y reputación digital, tal y como se expone en el máster de ehealth de la UOC.

Elegir las herramientas adecuadas, clave para ser un buen profesional de la salud

La infoxicación –exceso de datos e imposibilidad de centrarse en una información concreta– también existe en el ámbito sanitario, aunque a otro nivel. Más allá del conocimiento profesional, los nuevos expertos en salud deben estar capacitados para gestionar la gran cantidad de datos a la que ahora se enfrentarán como consecuencia de la digitalización de la salud.

Para hacer un correcto uso de los datos, es imprescindible conocer las herramientas disponibles y elegir las adecuadas, no solo en base a sus funciones sino a su seguridad o posibilidades. El máster en salud digital de la UOC está expresamente diseñado para que los nuevos profesionales de la salud sean capaces de elegir las herramientas ehealth más convenientes con el único objetivo de dar una mejor atención a los pacientes.

La transformación digital de la salud, un cambio en todos los niveles

Como decíamos al principio, la COVID-19 ha acelerado un proceso de cambio que, de otra forma, se hubiera realizado lentamente. La digitalización de la salud implica cambio en todos los niveles organizativos del sector, desde hospitales a centros de atención primaria, laboratorios, farmacéuticas o centros socio-sanitarios, entre otros muchos ejemplos.

La complejidad de este cambio a gran escala es, precisamente, lo que hace tan necesario una preparación adecuada para afrontar los retos de la transformación digital de la salud.

En ese sentido, el máster ehealth de la UOC, pensado para profesionales vinculados a las a las diferentes áreas de ciencias de la salud, tiene como objetivo formar a expertos para que sean capaces de optimizar el manejo de la salud de los pacientes y ciudadanos gracias al diseño y uso de soluciones digitales.

Autor / Autora
Redactora de contenidos.
Comentarios
Deja un comentario