Dejar de fumar no es tan difícil como te lo explican

29/05/2020 dejar de fumar

Estamos finalizando la Semana sin humo del 2020 -iniciativa con el objetivo de dejar de fumar– una semana sin humo virtual muy atípica como el resto de actividades clínicas y científicas que estamos viviendo desde el inicio del Covid-19.

En situación normal esta semana hubiese estado plagada de actividades de promoción para el abandono del tabaco en los diferentes centros de atención primaria, hospitales y otros recursos asistenciales. Es un momento en el que cualquier acción parece poco porque fumar es la primera causa evitable de muerte, responsable de unas 25 muertes de fumadores/as en Catalunya al día.

Se ha revelado un secreto

dia mundial sin tabaco 2020

El colofón de la semana sin humo está tradicionalmente en el Día Mundial Sin Tabaco de la OMS, el 31 de mayo, este año con un eslogan muy atrayente: se ha revelado un secreto. ¿Cuál es ese secreto? ¿Es realmente un secreto que las compañías de tabaco provoca la muerte de 8 millones de sus clientes al año? Hay que reemplazarlos y cuando más jóvenes mejor ya que aseguran bastantes años de consumo diario gracias a unas características diferenciales del tabaco con otras drogas. Hay que buscar reemplazos, no importa cómo ni dónde. Curiosamente las compañías de tabaco siempre defienden que fumar es una cuestión de personas adultas que libremente han decidido utilizar sus productos y que estos son legales. En cambio, sus estrategias publicitarias y de promoción en películas, series, etc van dirigidas a jóvenes.

Es el su uso continuado del tabaco lo que te hace enfermar y te matará en un futuro

¿Por qué fumar es nocivo para la salud?

Fumar tabaco no intoxica, es decir, no tiene unos efectos agudos visibles más allá de provocar ansiedad por eso si fumar no fuese nocivo seria irrelevante su potencial adictivo y si no fuese adictivo tampoco importaría que fuese nocivo. Por lo tanto, es su uso continuado lo que te hace enfermar y te matará en un futuro, por eso la percepción de riesgo cuando se fuma es muy baja y los beneficios de dejar de fumar bastante intangibles. Es una situación que favorece mucho más el mantenimiento del tabaquismo que el dejar de fumar, por eso cuando más fácil se haga este proceso, más ayuda profesional se aporte mejores resultados se obtendrán. Para mejorar la probabilidad de éxito lo más eficaz es compaginar un tratamiento psicológico con un fármaco de primera línea (sustitución de nicotina, bupropión o vareniclina), el llamado tratamiento multicomponente combinado.

El tabaquismo, en tendencia de descenso

Pero no todo son malas noticias, hoy nos hemos levantado con una buena. Tras diferentes encuestas que recogían un aumento del número de fumadores y fumadoras en nuestro entorno, el consumo de tabaco en Catalunya se ha reducido un 1,7% respecto al 2018: el 23,9% de la población adulta en Catalunya son fumadores/as. Puede no parecer mucho realmente pero por lo menos rompe la tendencia de los últimos años y seguro que se relacionan con las campañas contra el tabaco puestas en marcha recientemente como la que contó con Ricky Rubio bajo el lema “Aguanta” o financiar los tratamientos farmacológicos del tratamiento del tabaquismo, principalmente en la primaria.

Así pues parece claro que la reducción de fumadores se está dando más gracias a los abandonos del tabaco de personas que deciden dejar de fumar que a la reducción de nuevos consumidores/as. Está claro que cuanto más adultos no fumadores/as o exfumadores/as menos niños y niñas fumará, será la norma, no como hace 30 o 40 años, por ejemplo.

La dificultad de dejar la nicotina

Dejar de fumar no es tan complicado, lo difícil es mantenerse abstinente porque estamos ante una droga que no altera la personalidad ni la percepción por lo que su consumo es compatible con cualquier situación. De hecho si se ha regulado los lugares donde no se puede fumar es porque hay un consumidor/a pasivo, si no se permitiría fumar en cualquier lugar y ante cualquier actividad como conducir vehículos, viajar en el metro, etc.

Dejar de fumar es difícil porque un fumador estimula su cerebro más de 200 veces al día, una vez con cada calada, una vez cada 7 segundos.

Y es difícil porque un fumador estimula su cerebro más de 200 veces al día, una vez con cada calada, una vez cada 7 segundos. Competir con esto es muy difícil. Lo primero que hay que conseguir es que una persona que fuma haga un intento de dejarlo porque si no hace ningún intento no habrá tenido la sensación de perdida de control, hasta ese momento está convencido o convencida que lo puede dejar en cualquier momento, solo que no quiere, no que no puede.

Hay personas que incluso encuentran más difícil dejar el tabaco que otras drogas. El motivo está en que dejar de fumar tiene un peor balance coste-beneficio: se requiere un gran esfuerzo para dejar de fumar pero los beneficios inmediatos percibidos son pocos, como hemos comentado, pero son muy importantes. Encima hay que luchar contra un síndrome de abstinencia más o menos intenso durante 2-3 semanas, molesto pero no peligroso: irritabilidad, ansiedad, insomnio, malestar…

El apoyo de la Psicología

Y qué mejor acompañantes que los profesionales de la Psicología. Cuanto más profesionales de la salud estén formados/as en el tratamiento del tabaquismo menos fumadores y fumadoras habrá. Con el objetivo de promocionar la ayuda psicológica para dejar de fumar desde el Consejo General de la Psicología (COP) se ha iniciado una encuesta entre los profesionales de la Psicología para conocer sus creencias, formación, conocimiento, consumo, pero sobre todo, práctica profesional. Os animamos a participar siguiendo este enlace.

El tratamiento psicológico es eficaz y debe ser reivindicado como lo que es una intervención de primera línea que mejora cualquier otra intervención de mostrada eficacia. La dirección científica de esta investigación corre a cargo de la Unidad de Control del Tabaco del Instituto Catalán de Oncología, Centro Colaborador de la OMS en Tabaquismo, y los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.

La motivación, clave para dejar de fumar

Teniendo en cuenta todo lo comentado parece claro que la mejor estrategia sería promocionar el abandono del tabaco, tantas veces como sea posible, sin necesidad de un exceso de planificación que puede dar el mensaje de que dejar de fumar es prácticamente imposible porque es muy complicado. Una recaída no es más que un volver a la casilla de salida pero con información privilegiada para el siguiente intento. Es verdad que puede provocar una gran sensación de fracaso pero seguramente es porque se plantean todos los intentos de dejar el tabaco como una empresa a la que hay que ir tan preparado que no se podrá repetir hasta más adelante. No es cierto. Hay que ir con la mejor preparación porque la probabilidad de dejar de fumar aumenta considerablemente pero también hay que saber aprovechar las inercias motivacionales, las ganas de dejar el tabaco que pueden aparecer muchas mañanas y ponerse en marcha, puede que ese intento sea el definitivo.

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Benowitz, N. L. (2010). Nicotine addiction. The New England Journal of Medicine, 362(24), 2295-2303. doi: 10.1056/NEJMra0809890

Encuesta ESTUDES: https://pnsd.sanidad.gob.es/profesionales/sistemasInformacion/sistemaInformacion/pdf/ESTUDES_2018-19_Informe.pdf 

GARCÍA, Rodrigo Córdoba. Prevalencia y mortalidad por tabaco en España. Medicina clínica, 2015, vol. 145, no 12, p. 532-533.

Gencat.cat: Baixa gairebé dos punts el consum de tabac a Catalunya https://govern.cat/salapremsa/notes-premsa/385480/baixa-gairebe-dos-punts-consum-tabac-catalunya 

Larabie, L. C. (2005). To what extent do smokers plan quit attempts? Tobacco Control, 14(6), 425-428. doi:10.1136/tc.2005.013615

MARTÍNEZ, Agustín Montes; RIOS, Mónica Pérez; OTERO, Juan Jesús Gestal. Impacto del tabaquismo sobre la mortalidad en España. MONOGRAFÍA TABACO, 2004, vol. 16, no suplemento 2, p. 75.

PEETERS, Silvy, et al. The revision of the 2014 European tobacco products directive: an analysis of the tobacco industry’s attempts to ‘break the health silo’. Tobacco control, 2016, vol. 25, no 1, p. 108-117.

Piasecki, T. M., Jorenby, D. E., Smith, S. S., Fiore, M. C. y Baker, T. B. (2003). Smoking withdrawal dynamics: I. Abstinence distress in lapsers and abstainers. Journal of Abnormal Psychology, 112(1), 3-13. doi: http://dx.doi.org/10.1037/0021-843X.112.1.3

West, R. y Sohal, T. (2006). “Catastrophic” pathways to smoking cessation: findings from national survey. British Medical Journal, 332(7539), 458-460. doi:  10.1136/bmj.38723.573866.AE

Autor / Autora
Antoni Baena
  • Profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC.
Doctor en Psicología e investigador de la Unidad de Control del Tabaco del Institut Català d'Oncologia (ICO).
Comentarios
Vanessa03/06/2020 a las 8:59 AM

Ójala se mantenga esa tendencia de consumo de tabaco. Nos cuesta muchas vidas al año.

Responder
Jaime20/11/2020 a las 9:18 PM

Vamos a intentarlo

Responder
Deja un comentario