Día Mundial de la Salud: construir un mundo más justo y saludable

07/04/2021
Día Mundial de la Salud 2021 Foto: Fernando @cferdo en Unsplash

Desde 1950, el Día Mundial de la Salud se celebra cada 7 de abril para conmemorar la fundación de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Para ello, cada año se escoge un tema de salud específico con el objetivo de informar y concienciar a la población. La efeméride de este 2021 se centra en el lema de “Construir un mundo más justo y saludable” para reivindicar las desigualdades que existen en materia de salud, así como destacar la importancia de garantizar el derecho a la buena salud de las personas en todo el mundo.

Con motivo de la jornada, los profesores de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Anna Bach-Faig, Julio Villalobos Hidalgo y Carme Carrion Ribas, nos comparten sus recomendaciones de salud y reflexiones sobre salud planetaria, nutrición saludable y digitalización en salud.

La importancia de la alimentación para un mundo más justo y saludable, por Anna Bach-Faig

Anna Bach

En motivo del “Día Mundial de la Salud 2021 – Construyendo un mundo más justo y saludable” vemos la necesidad de resaltar las desigualdades en que viven las personas que condicionan su salud.

Los objetivos marcados en el “European Food and Nutrition Action Plan 2015–2020” eran de evitar muertes prematuras y reducir significativamente la carga de enfermedades no transmisibles prevenibles relacionadas con la dieta, la obesidad y todas las demás formas de desnutrición que están fuertemente influenciadas por los determinantes sociales de la salud y tienen un profundo impacto negativo en bienestar y calidad de vida. Pero en Europa y en el mundo no hemos logrado los objetivos marcados. El contexto en que vivimos las personas, los hábitos alimentarios y estilos de vida nos condicionan la salud mucho más que el sistema sanitario.

Debemos fomentar la salud planetaria a través de políticas y acciones que permitan reducir desigualdades sociales en salud y fomentar la equidad.

Siguiendo los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) nos interesa lograr el acceso universal a alimentos asequibles, equilibrados y saludables, con equidad e igualdad de género en la nutrición para todos los ciudadanos a lo largo de la vida, especialmente para los grupos más vulnerables. Y esto no es fácil, ya que pasa por reducir las desigualdades en el acceso a alimentos saludables, garantizar el derecho a la alimentación y empoderar a las personas y las comunidades a través de entornos saludables.

Para promover indirectamente la salud tenemos que mejorar la gobernanza del sistema alimentario, la calidad general de la dieta y el estado nutricional de la población. Debemos fortalecer dicha gobernanza, pero también las alianzas y las redes para asegurar un enfoque de salud en todas las políticas. Así, mi lema sería reforzar los sistemas de salud promoviendo dietas saludables. Pero sin comprometer el medioambiente, pues esto también influenciará el estado de salud de las personas. Debemos fomentar la salud planetaria a través de políticas y acciones que permitan reducir desigualdades sociales en salud y fomentar la equidad.

La salud planetaria cómo motor económico y social, por Julio Villalobos Hidalgo

Julio VillalobosAnalizando el título del día que conmemoramos, debemos centrar nuestras reflexiones, en “Mundial“ y en “Salud”. Con relación a la Salud, en los países desarrollados como el nuestro, en el que contamos con un sistema sanitario excelente para la atención a la curación de las enfermedades, hemos priorizado menos la atención integral de la salud, promoviendo un modelo biopsicosocial, que debería contemplar los otros determinantes de la salud como el medio ambiente, los hábitos de vida, la educación… que constituyen el mayor porcentaje de la morbi-mortalidad de la población.

Con relación a Mundial, la crisis del coronavirus nos ha demostrado, que las enfermedades que antes se controlaban en el país de origen, ahora debido a la globalización y facilidad de desplazamientos se expanden en pocos días a través de todo el mundo, por lo que debemos empezar a hablar de la “Salud Planetaria”. Ya no es suficiente tener un excelente sistema de salud en los países desarrollados, si no que la prevención primaria debería situarse en los países de origen de las pandemias, única forma de ser eficientes en su control.

La Salud Planetaria es esencial para el desarrollo de la economía y alcanzar la sociedad del bienestar a nivel mundial.

La crisis sanitaria de la COVID-19, por su tremenda incidencia en la salud de la población y las consecuencias económicas derivadas de la misma, ha puesto de manifiesto lo que ya era evidente desde hace años para muchos observadores: que la “buena salud” es un activo social y económico prioritario. Esto ahora también es visto así por los ciudadanos y especialmente por los responsables políticos, que hasta ahora percibían el dinero dedicado a la atención sanitaria y de la salud como un pozo insaciable de gasto y no como un centro de beneficio social y económico. La Buena Salud de la población no es solo una consecuencia, sino también una causa del desarrollo. Es por este motivo que la atención a la salud no debe verse únicamente como un generador de gasto, sino también como un sector de actividad que ejerce efectos multiplicadores sobre otros sectores y del conjunto de la economía.

Es la primera vez en la historia de nuestro país y a nivel mundial en la que se ha puesto de manifiesto que la prevención y atención de la Salud Planetaria es una condición absolutamente necesaria para que se pueda desarrollar la economía y poder alcanzar la tan ansiada Sociedad del Bienestar a nivel mundial. Lamentablemente, ha tenido que ser una crisis de la magnitud de la que estamos padeciendo, con la pérdida de vidas y haciendas, la que ha hecho ver a los responsables políticos esta realidad.

Para llevar a cabo estos objetivos, deberíamos:

  1. Centrar los esfuerzos en mejorar los determinantes de la Salud y no solo en curar la enfermedad. Estas medidas las tiene que liderar un Ministerio de Salud potente en cada país trabajando conjuntamente con los organismos internacionales para optimizar la prevención y atención de la Salud Planetaria.
  2. Priorizar la Salud cómo predictor robusto del crecimiento económico, debido al aumento del ahorro, inversión en el capital humano, participación en el mercado laboral, inversiones internacionales, aumento de la productividad y mejora de la educación a todos los niveles. Todo ello contribuye de una forma determinante al logro de una mejor Sociedad del Bienestar.
  3. Utilizar el poder de la Buena Salud Planetaria en el desarrollo económico futuro. Es necesario tomar muchas medidas complejas, disruptivas y a largo plazo, que requerirán un pacto global por la salud, a nivel nacional y mundial, desvinculado de las diferencias políticas e intereses económicos multinacionales.

Por todo lo expuesto, propongo que el próximo año esta conmemoración se celebre bajo el título de “Día Mundial de la Salud Planetaria”.

La digitalización en salud, clave para empoderar a los profesionales y la ciudadanía, por Carme Carrion Ribas

Carme CarrionLa COVID-19 nos ha revolucionado a todos y ha acelerado la digitalización de muchos ámbitos de nuestra sociedad. El ecosistema de la salud ha acelerado su digitalización unos 5 años. Sin embargo, debemos esperar un tiempo para ver cuáles de las herramientas e intervenciones digitales en la salud han venido para quedarse.

Es importante que no perdamos la oportunidad. La digitalización nos permite empoderar a ciudadanos y profesionales, así como disponer de herramientas que facilitan el proceso asistencial de forma continua sin necesidad de acudir a un centro de salud, salvo cuando la visita presencial aporta un valor añadido relevante. Además, gracias a la tecnología, los profesionales pueden disponer de datos que permiten optimizar el diagnóstico y monitorización de los pacientes. Y estos últimos también son más conocedores de la evolución de su estado de salud.

La digitalización nos permite disponer de herramientas que optimizan el diagnóstico y monitorización de los pacientes.

Todo ello puede mejorar la sostenibilidad del sistema sanitario, a la vez que la evolución de la calidad de vida y la salud de los ciudadanos. No obstante, esto no sucederá de forma inmediata: es necesario invertir esfuerzos en la alfabetización en salud y en la alfabetización digital. Dos aspectos que son, sin duda, claves para optimizar los resultados que la digitalización nos puede proporcionar.

Autores / Autoras
Subdirectora en Investigación de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y Directora del Máster Universitario en Salud Digital. Investigadora del eHealth Center.
Profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Doctor en Medicina y Cirugía. Ingeniero Industrial Ph.D. Especialista en Medicina Intensiva. Diplomado en Sanidad y Gerencia de Hospitales.
Directora del Máster Universitario en Alimentación en la Actividad física y en el Deporte de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).
Comentarios
Deja un comentario