El trabajo social sanitario frente a las nuevas realidades

09/02/2021
trabajo social sanitario Foto: Markus Spiske en Unsplash

La pandemia de COVID-19 ha puesto de relieve nuevas necesidades asistenciales que revierten en un refuerzo y replanteamiento de ámbitos profesionales de la sanidad como el del Trabajo Social Sanitario. Este fue el tema principal sobre el que se centró el segundo webinar del VIII encuentro UOC TSS y IV Jornada de la Sociedad Científica Española de Trabajo Social Sanitario. Seguidamente lo resumimos y recuperamos los vídeos de las ponencias.

Ámbitos y retos profesionales y disciplinarios del trabajo social sanitario

Neri Iglesias Fernandez, presidenta de la Sociedad Científica Española del Trabajo Social y profesora docente colaboradora del máster universitario de Trabajo Social Sanitario en la UOC, se encargó de abrir este webinar, hablando sobre los diferentes ámbitos y retos de esta profesión delante de las nuevas realidades. 

¿Qué tenemos vs. Qué necesitamos?

Actualmente el sector del trabajo social sanitario (TSS) cuenta con formación oficial, con el máster universitario en Trabajo Social Sanitario impartido por la UOC. Esto genera las bases para que se reconozca este sector como una profesión sanitaria titulada y regulada. 

Sin embargo, este factor no es suficiente para satisfacer todas las necesidades del sector, y queda mucho camino por recorrer. Se deben evaluar las unidades de trabajo social sanitario en Atención Primaria, para mejorar su capacidad de atención a los pacientes. Además, este sector necesita asumir las competencias y las funciones que le corresponden legalmente, así como organizarse como integrantes del equipo de atención primaria. 

Estas necesidades se adquirirán de cuatro maneras: 

  • sistematizando el sector de trabajo social sanitario,
  • pasando de una actuación por demanda a una actuación por criterio de riesgo,
  • implantando planes personales de atención social sanitaria y 
  • recogiendo datos para la investigación, el diagnóstico social sanitario y cumplimentando la Historia del sector. 

El objetivo final del sector social sanitario es que incluyan a la Historia Clínica Digital del Sistema Nacional de Salud el informe de trabajo social sanitario igual que el resto de profesionales de otros ámbitos sanitarios. Además, para el 2030, según los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, se busca que se haya podido garantizar una vida sana y promover el bienestar sanitario en todas las edades. Se tiene como prioritario el abordaje de la cronicidad, buscando intervenir íntegramente (siguiendo los principios de evidencia científica, cohesión, participación, evaluación, salud en todas las políticas y equidad) en la salud con más presencia en la prevención primaria y la protección de la salud, aumentando el refuerzo comunitario coordinado en diferentes entornos.  

El trabajo social sanitario hospitalario ante el COVID-19: un desafío a la atención especializada

Begoña Lemos Lasheras, profesora docente colaboradora del máster en Trabajo Social Sanitario de la UOC, expuso cómo han reaccionado los profesionales del trabajo social sanitario ante el desafío de combatir el COVID-19. 

El COVID-19 y lo que aportan los y las profesionales del TSS

En 2020 el sistema sanitario se ha visto inmerso en una crisis sanitaria sin precedentes en el siglo XXI. En cuestión de semanas miles de personas fueron diagnosticadas con COVID-19, desbordando, en muchos casos, los centros hospitalarios. El soporte transversal de los y las profesionales del sector de trabajo social sanitario fue clave como unidad asistencial frente al desconcierto y el temor en que se encontraron tanto pacientes y familiares como el personal sanitario.

Los trabajadores y trabajadoras sociales sanitarios se encargan de: 

  • el estudio de las necesidades psicosociales de los pacientes y sus familiares
  • la detección del riesgo social que puede dificultar la recuperación de la salud
  • la identificación de desigualdades sociales en la salud 
  • el soporte formal e informal para una óptima atención de la salud de las personas

Estas cuatro funciones pueden ayudar a muchas personas que actualmente sufren las consecuencias de la pandemia. Por ello, es importante que no se olvide la labor humanitaria del sistema sanitario adoptando una perspectiva proactiva, preventiva y predictiva.

Acciones sanitarias para mejorar el futuro

Por otro lado, este sector también presenta algunas propuestas de acciones de futuro como seguir desarrollando la aplicación de La Meva Salut en Catalunya, implantar las visitas telemáticas conjuntas, la universalización del servicio de atención domiciliaria o un sistema de información único (que las personas no tengan que explicar su historia cada vez que las visite un médico diferente). 

Otro factor interesante es la introducción de los trabajadores y trabajadoras sociales sanitarios en los centros de urgencias de Atención Primaria, así no se acumularian los servicios en las urgencias sociales sanitarias hospitalarias. A este cambio se debería añadir a una continuidad asistencial por programas o personas, es decir, que un grupo de profesionales tenga un grupo de pacientes asignados acompañándolos durante todo el proceso de salud. 

Desde un ámbito más gubernamental, se deberían modificar las políticas sociales mejorándolas e influyendo verdaderamente en ellas, también se debería invertir más en investigación para que se puedan desarrollar nuevos métodos y tratamientos para mejorar el bienestar de las personas. 

A nuevas necesidades, nuevos retos: el trabajo social sanitario  en la atención sociosanitaria

Marisa Peña Garcia, tutora también del máster, expuso sobre las necesidades y los retos del TSS en la atención sociosanitaria a partir de las personas a las que atiende, mayoritariamente pacientes: pluripatológicos, con enfermedades crónicas, con dependencia y con fragilidad social. Justamente, este perfil de paciente coincide con el sector de población que es más vulnerable al COVID-19. 

Problemas generados por la pandemia 

A causa de la pandemia, los centros sociosanitarios han tenido que reinventarse actuando como drenaje para los hospitales más saturados y que debían centrarse en los pacientes más graves. Las dificultades que ha añadido la crisis sanitaria en estos centros son: el aislamiento y la soledad de los pacientes y sus familias, y la falta de presencia no solo de los familiares sino también de la red social de los pacientes. Ahí es donde actúan los y las profesionales de TSS, que se centran en conseguir el bienestar emocional de todas las personas tratadas y de sus familiares, con la finalidad de trabajar la angustia y transmitir confianza. En el contexto actual, su trabajo se ha centrado en establecer canales facilitadores de relación organizando videollamadas con las familias, realizando entrevistas telefónicas y ayudando a los pacientes a ingresar en los centros sociosanitarios.

Las claves de mejora 

Esta crisis sanitaria ha dado lugar a nuevas formas de hacer y al planteamiento de problemáticas que deberían solucionarse para seguir mejorando. Entre los aspectos a mejorar se encuentran la necesidad de de coordinación entre profesionales de trabajo social sanitario y asegurar una continuación asistencial, la creación de nuevos recursos adaptados a la realidad actual o estructurar un sistema de información compartida. También se plantea la necesidad de diseñar plataformas virtuales para acceder a la información y realizar diagnósticos o planes de intervención adecuados a cada situación, actualizables y modificables. Por otro lado, la creación de comunidades virtuales para profesionales podrían generar conocimiento y procesos de mejora constante. Además, los pacientes y sus familias se sentirán más atendidos y seguros, haciendo un seguimiento contínuo real de los pacientes. Otra actualización es que durante la pandemia se crearon los Hoteles Salud, centros a los que se podían derivar a aquellos pacientes que temporalmente necesitaban recursos alternativos debidos a la situación de emergencia. 

Trabajo social sanitario en la salud mental, ¿hacia nuevas realidades? 

Por último, Elena Sanchez Echevarria, profesora docente colaboradora del máster, concluyó la jornada exploró las  nuevas realidades en el trabajo social sanitario relacionado con la salud mental. 

La salut mental y la pandemia

Según estudios de la OMS, más del 10% de la población europea (más de 110 millones de personas) vive con algún tipo de afección en la salud mental. Esto hace que los TSS sean imprescindibles para tratar a estas personas. Ahora los trabajadores y trabajadoras sociales sanitarios deberán prepararse para un nuevo reto: tratar a pacientes con problemas de salud mental ocasionados por el aislamiento y el confinamiento por la pandemia. Esto requiere de nuevas iniciativas y planteamientos de atención.

Programas para la mejora del tratamiento en salud mental 

Uno de los planes de mejora es, sin duda, el Programa de Soporte Social en Salud Mental a la Primaria social y sanitaria, un proyecto que se empezó en 2016. Una de las nuevas líneas de intervención es poder trabajar desde la detección primaria reforzando la figura del o la psiquiatra, el psicólogo o psicóloga y el enfermero o enfermera. Si las y los trabajadores sociales sanitarios pueden intervenir en esta comunidad desde el primer momento de detección, podrán hacer historias sociales sanitarias en salud mental estableciendo así necesidades comunitarias y desarrollando políticas sociales específicas para cada necesidad. 

Puedes recuperar el webinar completo en el siguiente enlace.

También puedes acceder al resumen del primer webinar de la jornada de Trabajo Social Sanitario.

Autores / Autoras
Redactora colaboradora
Redactora colaboradora
Comentarios
Deja un comentario