Enfermería: una visión de futuro para la atención de la salud

12/05/2021
Enfermería Foto de Gustavo Fring en Pexels.

Coincidiendo con el aniversario del nacimiento de la enfermera Florence Nightingale, cada 12 de mayo se celebra el Día Internacional de la Enfermería en todo el mundo. Bajo el lema Enfermería: Una voz para liderar – Una visión de futuro para la atención de la salud, este año el Consejo Internacional de Enfermeras quiere poner de relieve cómo esta figura profesional transformará la próxima etapa de la atención médica.

Con motivo de la efeméride, los profesores de los Estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Antonia Campolongo Perillo y David Iglesias Villanueva, nos comparten sus reflexiones sobre la profesión de enfermería y la importancia del colectivo para la toma de decisiones en el ámbito de la salud. 

La importancia y la necesidad de formación especializada en enfermería, por Antonia Campolongo Perillo

Antònia CampolongoHace poco se ha cumplido un año desde que un virus conocido por todos como coronavirus, COVID-19 o SARS-CoV-2 alteró nuestra rutina y nuestro día a día por completo. Gran parte de la población se encontraba confinada en su casa y el personal de enfermería, junto con otras profesiones esenciales, no vivió el confinamiento como la gran mayoría. Quizás la parte más dura se la han llevado las unidades de cuidados intensivos de los hospitales y los centros de atención primaria, donde actualmente hay una carga asistencial muy alta. 

Lo que nos ha tocado vivir en este último año ha dejado clara la enorme capacidad de adaptación del personal de enfermería. Y el trabajo en equipo entre profesionales que trabajaban en distintos ámbitos estableció nuevos lazos difíciles de olvidar. Asimismo, durante este periodo también se ha objetivado la importancia y necesidad de la especialización del colectivo.

Ha tenido que llegar una pandemia mundial para dar a conocer lo importante que es la formación especializada en enfermería: este año se ha podido objetivar la falta de enfermeras especializadas en cuidados intensivos y como los profesionales de la enfermería en muchas ocasiones no tenemos los conocimientos específicos y especializados para poder dar una atención sanitaria de calidad a cualquier tipo de paciente.

La pandemia de COVID-19 ha dejado clara la enorme capacidad de adaptación del personal de enfermería.

Reconocer y proporcionar formación específica y especializada al personal de enfermería para cuidar a pacientes en estado crítico es realmente necesario al igual que reconocer la especialización de cuidados intensivos dentro de las Especialidades reconocidas oficialmente en el 2005.

Debemos ser conscientes de que, dejando de lado nuestro alto grado de adaptación, la enfermeras no podemos adquirir todo el conocimiento sobre cuidados específicos en todas las patologías. Por ello, sería óptimo que en un futuro el colectivo pudiera especializarse al igual que lo hacen nuestros compañeros, los médicos. De este modo podremos conseguir una mejor atención asistencial y de calidad para nuestros pacientes.

Cuando hablo de calidad asistencial me refiero a efectividad, eficiencia, competencia profesional, accesibilidad, satisfacción, adecuación, continuidad, empatía y seguridad, unos aspectos enmarcados por nuestro buen hacer como enfermeras y poniendo en el centro de todo ello al paciente y al cuidador y/o familia. Esta calidad asistencial debe ser valorada siempre por el paciente, su entorno familiar y por la sociedad en general, teniendo en cuenta el grado de satisfacción de las necesidades de cada uno de ellos.

Junto con otras profesiones sanitarias, las enfermeras desempeñamos un papel importante en la sociedad actual. Y actualmente somos la profesión más numerosa en nuestro sistema sanitario. Además, gracias a los avances que ha ido realizando la enfermería en los últimos tiempos, ejercemos diferentes roles en el sistema sanitario: educadores de la salud, gestores, investigadores de cuidados, de liderazgo, políticos, etc. Necesitamos enfermeras líderes que nos ayuden a potenciar y visibilizar la labor de la enfermería, así como crear programas que mejoren el acceso al sistema y contribuyan a reducir los costes sanitarios.

Necesitamos enfermeras líderes que nos ayuden a potenciar y visibilizar la labor de enfermería.

Aún nos queda mucho trabajo que hacer. En este sentido, una de las asignaturas pendientes es poder sentarnos en mesas de negociación en las que hoy en día la falta de la figura de la enfermería es evidente. Con ello, podremos ejercer como pieza clave en el sistema sanitario, defendiendo siempre los intereses de nuestros pacientes y cuidadores. 

La importancia de la enfermería en el desarrollo y la implementación de políticas de salud, por David Iglesias Villanueva

David IglesiasLa Organización Mundial de la Salud, designó el 2020 como el año internacional de las enfermeras y matronas. Año en el que también se celebró el bicentenario del nacimiento de Florence Nightingale.

Era el impulso definitivo a la Campaña iniciada en enero de 2018 por el Consejo Internacional de Enfermería y la propia OMS denominada Nursing Now, movimiento que tiene como objetivo influir en los gobiernos, políticos y gestores para que inviertan en enfermeras y utilicen todas sus competencias.

La campaña tuvo su origen en el Parlamento Británico, concretamente en el informe “The Triple Impact” (2016) que elaboró un grupo de trabajo con representantes de todas las formaciones políticas. De este informe se extrae que potenciar e invertir en las enfermeras produce mejoras en el cuidado del paciente y en la población en general. También mejora la equidad de género y la economía de los países.

La crisis sanitaria y social generada por la pandemia de la COVID-19 ha puesto de relieve la importante labor de las enfermeras en el cuidado, la prevención y el tratamiento de la enfermedad. Puedo afirmar, sin miedo a equivocarme, que la sociedad ha podido comprender la esencia de la profesión.

Tenemos, por lo tanto, un escenario propicio para que la profesión avance y se sitúe donde se la necesita. Debemos alzar la voz y buscar nuestro sitio en la toma de decisiones socio-políticas. La presencia de las enfermeras en el desarrollo y la implementación de  las políticas de salud será fundamental para garantizar que éstas sean efectivas, satisfagan y den respuesta a las necesidades reales de las personas. 

La crisis sanitaria y social generada por la pandemia de la COVID-19 ha puesto de relieve la importante labor de las enfermeras en el cuidado, la prevención y el tratamiento de la enfermedad.

Los altos mandatarios deben escuchar la voz experta en cuidados. La voz de las enfermeras. No es cuestión de invertir más, sino invertir mejor. Y para ello es necesario crear una Dirección General de Cuidados, liderada por enfermeras gestoras. 

Diversas son las Comunidades Autónomas que ya han entendido la necesidad de un organismo que tenga como funciones implementar programas de cuidados sanitarios crónicos, pluripatológicos, así como para colectivos vulnerables y de atención en salud mental. No deberá dejar al margen la promoción de la mejora continua de la práctica clínica, de la misma manera que tampoco deberá omitir la elaboración, desarrollo y evaluación de estrategias de seguridad del paciente. 

No será fácil. No esperemos a ser invitados, cojamos una silla y unámonos a la conversación. Hagámonos oír. 

Autores / Autoras
Enfermera y coordinadora de ensayos clínicos. Unidad de Trastornos del Movimiento. Hospital Sant Pau. Servicio Neurología. Universitaria Quirón-Dexeus. Profesora de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya.
Enfermero y Jefe de Enfermería del área de neurociencias del Parc de Salut Mar de Barcelona. Profesor de los Estudios de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya.
Comentarios
Deja un comentario