Tecnologías de la Información y la Comunicación para mejorar el bienestar en personas con dolor

13/10/2020 Tecnologías de la Información y la Comunicación dolor Foto: Pexels en Pixabay

1 de cada 4 personas en Europa podrían padecer problemas de dolor crónico, según informes recientes. Y afecta tanto a los más jóvenes, como a los adultos y, en mayor medida, a la gente mayor. 

Son múltiples los problemas de salud que van acompañados por dolor. Un ejemplo claro es el dolor asociado al cáncer. Pero el dolor también puede aparecer sin ser causa de un problema de salud específico. Esto sucede, por ejemplo, en personas que padecen dolor lumbar de formar crónica o recurrente. 

La irrupción de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) en nuestra vida diaria permiten ayudar al manejo del dolor y, en consecuencia, mejorar el bienestar y la calidad de vida de las personas que lo sufren. En este post vamos a desarrollar algunas líneas de trabajo bajo esta perspectiva. 

Conviviendo con el dolor

Cuándo existe un problema de dolor crónico es importante que las personas puedan aprender a vivir con él, centrándose en conseguir sus objetivos vitales pese a que tengan o no dolor. Eliminar por completo el dolor es difícil, y en muchas ocasiones imposible. No obstante, aprender a afrontarlo y vivir con él es posible. Para ello, pueden ser oportunas intervenciones biopsicosociales, en las que se aborda el problema de dolor de una forma global. Desde esta perspectiva, la interacción de factores de diferente naturaleza determina cómo se percibe el dolor y cómo nos ajustamos a la experiencia. 

Hace un tiempo hablamos más detenidamente sobre esta manera de intervenir, avalada ampliamente por la literatura científica,  y el concepto de dolor en el blog. Desafortunadamente, la mayoría de personas no tienen acceso a estas intervenciones. Esto se debe principalmente a que hay muy pocos centros que ofrecen tratamiento desde esta perspectiva y los profesionales de la salud reciben poca formación específica en el manejo del dolor.

En este escenario, las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) representan una oportunidad para luchar contra el dolor y mejorar el bienestar, ya que pueden facilitar el acceso a intervenciones basadas en evidencia con un costo asequible. Además, las TIC pueden incrementar la autonomía y empoderar a la persona.

Intervenciones a través de webs

darweb
Programa psicoeducativo DARWeb

Para facilitar el acceso a intervenciones efectivas, podemos crear intervenciones web (Web Based Interventions) con contenidos similares a los que se trabajarían en un programa con un enfoque biopsicosocial. La diferencia sería que la persona, en lugar de acudir a un centro y recibir la intervención, la realizaría desde su domicilio accediendo a la web y siguiendo los contenidos. En estas intervenciones puede haber el apoyo de un profesional de la salud o ser totalmente autoguiadas. Un ejemplo de intervención web para dolor es DARWeb; se trata de un programa psicoeducativo para niños y niñas con DAR y sus padres y madres. El objetivo del programa que lideramos es el de ofrecer herramientas que ayuden a las familias a afrontar el problema y que el dolor no interfiera a largo plazo. Para ello, se ofrecen siete unidades temáticas que deben seguir, por una parte los tutores, y por otra parte los niños, de forma autónoma. En las unidades se les ofrece información sobre qué es el dolor, estrategias de relajación, de comunicación, etc. El proyecto se inició en el 2012, y tras mostrar sus efectos positivos en diversos estudios, aún seguimos atendiendo a familias ofreciéndoles la oportunidad de seguir el programa. 

En la misma línea, existen también webs con información básica para personas con una problemática concreta. Lo importante en este caso, es que la información que ofrecen sea fiable. Por ello, es importante que cuando consultamos páginas webs nos fijemos en quién las ha desarrollado y valoremos si tienen calidad suficiente. Como ejemplo, a través de una colaboración con la Fundación Salud Empordà, hemos diseñado una web con información básica para familias en las que hay un niño con dolor abdominal recurrente. Esta web, se diferencia de DARWeb, en el sentido de que se presenta una primera información, más introductoria. El sello otorgado por el Colegio de Médicos de Barcelona como web médica acreditada, garantiza que sus contenidos son adecuados. 

Apps para el manejo del dolor 

La inmensa mayoría de las personas tenemos actualmente un smartphone con capacidades que hace unos pocos años eran impensables para un dispositivo de estas características. Gracias a estas capacidades, utilizamos estos teléfonos con múltiples finalidades, tales como trabajar, relacionarnos con nuestros amigos, o movernos por las redes sociales. Siendo tan importante para muchas facetas de nuestras vidas, no es raro que también se hayan creado Apps para problemas de salud y también para problemas de dolor

Tecnologías de la información y la comunicación dolor

Dos ejemplos son las Apps PositiveThinking y PositiveDistract, creadas en la UOC y actualmente en pruebas. La primera, PositiveThinking tiene como objetivo la denominada reestructuración cognitiva, es decir, identificar los pensamientos negativos ―en este caso, relacionados con el dolor― y desafiarlos. Se trata de cortar el bucle de estar preocupado de forma recurrente por alguna cuestión, como puede ser este tipo de dolor. El objetivo es desmontar el pensamiento negativo y ayudar a relativizarlo y cambiarlo por otro más positivo. En el caso de la segunda aplicación, PositiveDistract, tiene como fin la distracción. Cuanta más atención se presta a un estímulo, mayor importancia se le otorga. Se trataría de ayudar a dirigir la atención hacia otros estímulos, de forma que no se preste tanta atención al dolor. 

El problema de las Apps, al igual que ocurría con las webs es la fiabilidad. En efecto, una búsqueda rápida en cualquier mercado de aplicaciones nos dará como resultado múltiples aplicaciones. Lo cierto es que desafortunadamente, muchas de ellas se han creado sin el sustento científico necesario. 

La realidad virtual: una opción de futuro contra el dolor 

Tal cómo venimos comentando, el dolor es como cualquier otro estímulo y necesita de nuestra atención para ser percibido. Por ello, la distracción de la atención es una técnica que se emplea frecuentemente para el manejo del dolor. Se entrena a las personas, por ejemplo, a que cuando tienen dolor imaginen situaciones agradables dado que si ocupan su atención en otras cosas quedará menos disponible para el dolor. Recientemente, con los avances en las tecnologías de la información y la comunicación, se ha pensado y probado la realidad virtual para distraer la atención del dolor. Se considera que esta puede ser más demandante de la atención de las personas, y captar con mayor intensidad su atención (cumpliendo con ello en mayor medida el cometido de restar atención para el dolor). 

Las aplicaciones que se han desarrollado en esta línea son muchas, aunque desafortunadamente muchas de ellas no se aplican en el contexto real. Entre otras, nosotros colaboramos con la Universidad de Barcelona, hace unos años, para probar un entorno de realidad virtual en el que se manipulaba una figura que representaba el dolor de forma virtual. Ésta se podía manipular para finalmente transformarla en una figura que representaba también virtualmente un estado de no dolor. Los resultados de los diferentes estudios experimentales realizados mostraron que utilizar el entorno creado aumentaba la sensación de control, además de tener efectos positivos relacionados con el dolor inducido experimentalmente. 

Otro ejemplo, es el uso de la RV para hacer más fácil ciertas curas, como el proyecto  «Hospital sin Dolor» del Hospital Sant Joan de Deu. 

Hemos hablado de tres formas en cómo las Tecnologías de la Información y la Comunicación pueden ayudar en el manejo del dolor. Existen otras posibilidades, cuyo análisis excede el propósito de esta entrada. No obstante, es un campo sin duda en el que debemos trabajar más extensamente los próximos años para probar la efectividad de todas las intervenciones que se diseñen. Parece claro en cualquier caso que las TIC han llegado para quedarse y acompañar a las personas con dolor en su viaje particular

Autor / Autora

Rubén Nieto
  • Profesor de los estudios de Ciencias de la Salud de la UOC, Director del Doctorado de Salud y Psicología e investigador del grupo eHealth Lab.

Comentarios

Deja un comentario