Telepráctica en logopedia: ¿una reacción al Covid-19?

14/05/2020 telepráctica en logopedia Foto: Unsplash

Logopedas, fonoaudiólogos, terapeutas del habla, logopedists y speech-language therapists, los mismos profesionales en diferentes lugares del mundo buscan una respuesta a las necesidades de intervención de sus pacientes en un momento en el que se imponen medidas de distanciamiento social debido a la pandemia del Covid-19. ¿Es la logopedia online una solución a la situación derivada por el Covid-19? ¿Se pueden intervenir las dificultades del lenguaje, la voz, la audición o la deglución cuando la persona está al otro lado del ordenador? ¿En qué consiste la telepráctica en logopedia? En el siguiente post abordaré algunos de los aspectos clave de la telepráctica en el campo de la logopedia para ayudar a profesionales y usuarios a familiarizarse con esta modalidad de intervención

Logopedia y telepráctica en tiempos del Covid-19

La logopedia es una disciplina con entidad propia. La y el logopeda estudia e interviene las patologías de la comunicación, el lenguaje oral y escrito, el habla, la voz, la audición y las funciones orales no comunicativas (deglución, masticación, soplo). Enmarcada en las ciencias de la salud, la logopedia es un profesión con una visión terapéutica aplicada a los contextos sanitarios, educativos y sociales. En esta infografía podrás profundizar sobre las áreas de trabajo y las patologías en la que interviene el logopeda. En la actualidad, la logopedia progresa hacia la especialización de la profesión. Es decir, de manera similar a la especialización en medicina o psicología, la logopedia se ramifica en áreas, como, por ejemplo, las patologías de la comunicación en desarrollo temprano infantil (0-6 años), las patologías de la deglución en etapa adulta, el traumatismo craneoencefálico, el uso de sistemas aumentativos de comunicación o  la intervención miofuncional. Esta progresión de la disciplina hacia la especialización también se plasma en el uso de la práctica basada en evidencias y en la investigación desarrollada en nuestro campo, hecho observable en la presencia de revistas de investigación (ver,  por ejemplo, La Revista de Investigación en Logopedia y la Revista de la AELFA en entorno hispanohablante o las revistas de la ASHA en contexto anglosajón) y en el aumento de presencia de doctores y doctoras logopedas. En definitiva, la logopedia es una disciplina que, a través del estudio y la intervención de la comunicación patológica humana (y de la deglución, no nos olvidemos), impacta en la mejora de la salud y la calidad de vida de las personas, pero que, también, nos ayuda como sociedad a tomar conciencia sobre la singularidad de la comunicación humana. Del mismo modo, la profesión no es neófita a los servicios de telepráctica. Los logopedas de diferentes países del mundo, principalmente en Australia y Estados Unidos, ya han explorado previamente la intervención online. Y aunque pocas, ya existen evidencias científicas sobre la efectividad de la telepráctica en logopedia, como abordaremos más adelante. 

La telepráctica no deja de ser una disciplina que estudia la intervención de la salud en modalidad virtual, por lo que su efectividad estará estrechamente ligada a la calidad de las intervenciones proporcionadas por el terapeuta. 

La telepráctica o intervención a distancia es una disciplina que ha evolucionado a partir de la aplicación de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) al campo de la salud. En el ámbito de la medicina se han utilizado numerosos términos, como por ejemplo, telemedicina, teleatención, e-salud, informática médica, teleasistencia médica o sanitaria, o medicina a distancia, una variedad que refleja la progresión dinámica de este campo. Dentro del marco profesional de la logopedia, la American Speech Language and Hearing Association (ASHA) ha mostrado su apoyo a la teleintervención desde el año 2005. La ASHA adoptó el término telepráctica (en inglés, telepractice) en lugar de los términos utilizados frecuentemente (telemedicina o telesalud) para evitar la percepción errónea de que estos servicios se usan solo en entornos de atención médica. También utilizan otros términos como teleaudiología, telehabla (en inglés, telespeech) y telelogopedia (en inglés, telespeech therapy), además de telepráctica, según indica la ASHA. En este texto utilizamos los términos telepráctica y teleintervención para el campo de la logopedia porque se adecúa a los diferentes contextos de intervención del logopeda (contextos sanitario, educativo, sociosanitario y socioeducativo).

logopedia uoc

La situación generada a raíz del Covid-19 ha planteado la necesidad de uso de la teleintervención proveniente principalmente de las profesiones de la salud. En el caso de la logopedia, la premura por intervenir los casos de pacientes agudos y agudos crónicos, así como, la necesidad de mantener los tratamientos para asegurar la efectividad de la intervención, han sido agentes motivadores para que logopedas de todo el mundo hayan decidido adentrarse en “eso” de la intervención online. Pues no es de extrañar que una logopeda se sienta apelada por su ética profesional cuando debe dejar de lado las intervenciones, ya que disponemos de evidencias que demuestran los efectos nocivos de interrumpir la intervención, por ejemplo, en el caso de un paciente con ictus no reciba rehabilitación del lenguaje en los 3 primeros meses o que un niño con gran prematuridad no reciba intervención temprana. También, sabemos de los efectos nefastos para la salud de una persona con patología de la deglución (disfagia, es decir, dificultades para tragar debido a diferentes causas) con frecuente presencia de neumonías debidas a las aspiraciones de líquidos y alimentos. Pero, además, los logopedas conocemos de la urgencia de una familia por resolver sus sospechas sobre las dificultades de su hijo e iniciar la intervención temprana.

Estos son algunos ejemplos que ilustran la necesidad de los pacientes y el compromiso ético por mantener la intervención logopédica. Por otro lado, la gran minoria de logopedas se encuentran en una situación laboral ligada a entornos profesionales de gestión pública, lo que requiere del ingenio del emprendedor logopeda (hay cierto tono irónico en el enunciado) que trabaja en el sector privado o concertado. Por último, podemos prever que, durante el desescalamiento del distanciamiento social, las medidas sanitarias limitarán las intervenciones grupales y que se evitará la presencia de varias personas en las salas de espera. De hecho, en la etapa infantil de educación comienzan a plantearse políticas educativas en las que se implementa el uso de modelos mixtos que combinan presencialidad con su versión online.  En conclusión, la situación actual ha marcado la necesidad de poner en práctica formatos de intervención que den vía de salida a las intervenciones logopédicas, como es el caso en nuestro contexto de la emergencia de la telepráctica en logopedia. Sin embargo ¿la urgencia por realizar telepráctica es una situación que se origina a raíz del Covid-19 o era una asignatura pendiente a implantar por las universidades y las instituciones sanitarias, educativas y sociales?

La telepráctica en logopedia, ¿en qué consiste?

La telesalud ha sido una respuesta en múltiples ocasiones a necesidades de emergencia, según Anthony Smith y colaboradores (2020). Sabemos, además, que el uso de la telepráctica se ha motivado en muchas disciplinas con la finalidad de proporcionar acceso a la intervención a comunidades que vivían en zonas rurales. Según los autores, en casos de emergencias como Covid-19, sin embargo, las ciudades son zonas de mayor riesgo por la mayor densidad de población, hecho que motiva el impulso de la telepráctica en ambos entornos. También sabemos que el uso de la telepráctica en logopedia puede motivarse en muchos casos por las dificultades de desplazamiento de algunos pacientes,  por ejemplo, sería la situación de los pacientes con afectación motórica o el de las terapias en etapa infantil en el contexto de una familia con varias personas a su cargo. Además, existen factores propios a la materia de estudio de la logopedia que motivan el uso de la teleintervención, ya que esta promueve las prácticas de intervención en entornos naturales. Es decir, el objetivo final de la logopedia es mejorar las habilidades del lenguaje y la deglución en los contextos habituales del paciente (casa, escuela, parque, tienda), hecho que se puede abordar y potenciar a través de ciertas técnicas de la telepráctica (por ejemplo, el videofeedback). Por último, la diversidad de lugares en los que las y los logopedas suelen proporciona servicios motiva la necesidad de metodologías que mejoren la eficiencia de la intervención y el equilibrio de beneficios-costos. De hecho, Boisvert y Hall (2019) demostraron que el uso mixto de la intervención presencial y la teleintervención con logopedas que trabajan en diferentes contextos escolares es un método efectivo que permite reducir el tiempo de transporte físico y aumentar la eficacia de la programación de las sesiones.

Puedes obtener más información en las ponencias de la jornada online  Telepráctica en logopedia – transición hacia un modelo de intervención, organizadas en el marco del programa de grado de Logopedia Uvic-UCC, UOC

 

Amanda Blackwell – Cómo comenzar la telePráctica en logopedia desde cero 

Marga Cañadas – La família y su contexto. Un binomio imprescindible para a la teleintervención

Alfonso Igualada – Qué evidencias hay sobre la telepráctica en el campo de la logopedia 

Carme Carrion – Aplicación de las estrategias de salud digital en la logopedia: más allá de la teleconsulta

teleintervención en logopedia
Foto: Brooke Cagle en Unsplash

¿En qué consiste la telepráctica en logopedia? La telepráctica debe considerarse como el uso de las TIC en todos los procesos relacionados con la acción logopédica. Algunos de sus usos están relacionados con:

  • Proporcionar servicios remotos a pacientes en procesos de su intervención, como, por ejemplo, en el triaje, el diagnóstico, la exploración, la prevención, el tratamiento, el seguimiento, la monitorización o la instrucción a los pacientes y personas de referencia.
  • Gestionar procesos relacionados con la intervención, por ejemplo, la gestión de citas.
  • Facilitar el intercambio de información entre otros especialistas, por ejemplo, la elaboración de protocolos, las sesiones clínicas o la segunda opinión. 
  • Transferir datos clínicos, por ejemplo, compartir historias clínicas, firma de consentimientos informados o llenar formularios.

La intervención a distancia implica el uso de servicios síncronos y asíncronos de la interacción entre el terapeuta y el cliente. Tanto en la modalidad síncrona como en la asíncrona, la intervención puede centrarse en la persona con patología, el familiar o en la coordinación con otro profesional. Los servicios síncronos de teleintervención permiten una interacción con el cliente en tiempo real a través del audio y vídeo para generar una sensación de encuentro en un mismo lugar físico. La intervención a través de plataformas (por ejemplo, zoom o meet) que permiten realizar videoconferencias con conexión síncrona es el uso más generalizado. De hecho, suele ser el modelo preferido por los logopedas a la hora de implementar por primera vez los servicios de telepráctica, según demuestran algunos estudios de percepción, porque el logopeda que se inicia prefiere esta modalidad síncrona por su semejanza a la práctica habitual en modalidad presencial. 

Algunos consejos para el uso de videoconferencias síncronas en la teleintervención:

  • Genera un pequeño tutorial visual para ayudar a los participantes de la sesión con la gestión del sonido, el vídeo y otras funciones de la plataforma de videoconferencia. Ajusta el nivel de complejidad de uso de TIC al usuario y sus ayudantes.
  • Incluye las actividades de la sesión en un documento previamente compartido con hiperenlaces a los materiales. Las TIC son una herramienta excelente para el trabajo colaborativo. 
  • Piensa en actividades significativas. En online también se puede cantar, bailar, dibujar, leer, rellenar fichas… además, se pueden utilizar apps, webs, vídeos, audios… Atrévete a diseñar actividades en formato online. 
  • Planifica toda la sesión, pero especialmente momentos que aumenten el interés y generen la iniciativa comunicativa del usuario, por ejemplo, genera una rutina de bienvenida y despedida con una música divertida. 
  • Sé multimodal. Utiliza gestos para reforzar la información verbal. Escribe o dibuja consignas en un papel. Prepara los sistemas aumentativos de comunicación (SAC) en formato online a través de una plataforma online y en la proyección de la imagen de tu vídeo.
  • Cuenta con un ayudante adulto con habilidades TIC como aliado para el éxito de las sesiones y aprovecha para potenciar un enfoque naturalista de la intervención
  • Utiliza las opciones “compartir pantalla” y “control remoto” de las plataformas para que los usuarios puedan interactuar con la información que tienes en tu pantalla. Comprueba cuáles son las teclas de acceso directo para recuperar el control de tu plataforma (prueba con Ctrl+Shift+ G). 

En el webinar del profesor de la UOC Marc Romero se dan a conocer multitud de herramientas y recursos que pueden ser aplicados a la logopedia no presencial

Por otro lado, la modalidad asíncrona de la teleintervención permite el envío y el almacenamiento de imágenes, audios, vídeos y datos para que los profesionales y los clientes los analicen. Algunos ejemplos de servicios asíncronos son la grabación de vídeos en un entorno natural para implementar videofeedback, el uso de documentos de trabajo colaborativo, la grabación de partes de la sesión realizada en directo para ser comentadas en formato asíncrono o el uso de espacios compartidos de información en formato digital para realizar el seguimiento de los progresos. Abordemos con mayor detalle la técnica del videofeedback.

El videofeedback aplicado a la logopedia es una técnica de intervención en la que se visualizan registros audiovisuales de interacciones comunicativas para su posterior análisis junto con los interlocutores. Suele ser utilizada como abordaje metacognitivo con la finalidad de que paciente y familiares tomen conciencia sobre los aspectos objeto de análisis del lenguaje durante interacciones espontáneas o semi-espontáneas. Su implementación óptima en la práctica clínica requiere de una planificación de los objetivos conjunta y basada en rutinas del día a día del paciente con la finalidad de identificar qué se quiere observar y cómo se abordará en la intervención. Por ejemplo, puede servir para observar en la grabación de una narración la variedad léxica o la complejidad sintáctica dependiendo de las claves de ayuda (verbales, gestuales, pictóricas) proporcionadas por el interlocutor. 

Algunos consejos para el uso del videofeedback como modalidad asíncrona de teleintervención:

Previamente al visionado:

  • Solicita un permiso de grabación y acuerdo de confidencialidad según las leyes que regulen en tu contexto. 
  • Comprueba las posibles resistencias de los usuarios a ser grabados y calma las dudas sobre aspectos de privacidad.
  • Prepara documentos informativos para la gestión, edición y almacenaje/envío de audio y vídeo.  
  • Acuerda con los usuarios qué sistema se utilizará para el almacenaje o envío de vídeos (ejemplos, dropbox, drive, wetransfer)
  • Prepara la grabación del contexto natural (casa, escuela, zonas exteriores) para la selección de rutinas del día a día  y las transiciones entre rutinas (los cambios entre rutinas son un gran momento para que emerjan producciones comunicativas espontáneas). 
  • Prepara a la persona que graba para que ensaye el posicionamiento de la cámara y pruebe el sonido para asegurar calidad de imagen (poco movimiento, encuadre sobre cara y manos) y del sonido (se capta el sonido con inteligibilidad). 
  • Gestiona grabaciones de duración entre 1 y 10 minutos como máximo.  

Durante el visionado:

  • Realiza un análisis estructurado y detallado de la conducta comunicativa objeto de análisis.
  • Solicita que paciente y/o interlocutor de referencia indiquen los fragmentos en los que encuentran ejemplos de la conducta. 
  • Usa preguntas para guiarlos en la observación y repite la visualización tantas veces como sea necesario. 
  • Proporciona feedback al adulto describiendo la conducta, ayudándole a pensar en cómo optimizar la interacción, busca soluciones conjuntas, pregunta sobre cómo se siente al verlo.
  • En la fase final del feedback, proporciona feedback positivo para contribuir a la formación de una relación cooperativa y de confianza.

En definitiva, el y la logopeda puede aplicar modelos mixtos de telepráctica en las que se combinen diferentes aspectos de la intervención en su modalidad a distancia y presencial, además de poder incorporar diferentes usos síncronos y asíncronos.  

Las evidencias científicas muestran la efectividad de la telepráctica en gran cantidad de las patologías con las que se trabaja en logopedia. Sin embargo, faltan investigaciones que profundicen en qué modelos de intervención a distancia son más eficaces.

¿El formato virtual es efectivo en el tratamiento logopédico? ¿Y en la evaluación?

Quizás resulte extraño que las patologías de la comunicación humana se intervengan a distancia y a través de la red. Como lector, puede que le resulte extraño que una persona con dificultades para comprender llegue a seguir una intervención online o que se pueda reeducar el  posicionamiento lingual para producir un sonido o un movimiento deglutorio. Alguien también podría cuestionarse que la comunicación empleada en un entorno online sea equiparable a la comunicación cara a cara. Además, resulta interesante reflexionar sobre cómo impactará el uso constante de formatos digitales en la comunicación de personas con patologías de la comunicación y el lenguaje. Todos estos pueden ser argumentos de resistencia (o a favor) para que un terapeuta implemente la telepráctica dentro de sus servicios. Sin embargo, sabemos que las evidencias científicas aportan resultados positivos en relación a la efectividad de la telepráctica en gran cantidad de las patologías con las que se trabaja en logopedia. También, existen algunas evidencias positivas sobre la fiabilidad de uso de pruebas estandarizadas en la modalidad virtual.

Eso sí faltan investigaciones que profundicen en qué modelos de intervención a distancia son más eficaces. Ver los resúmenes de evidencias científicas relacionadas con la telepráctica en el recurso Mapas de evidencias de la American Speech-Language-Hearing Association y el resumen aportado por la iniciativa The informed SLP.  Además, se debe tener en cuenta que la telepráctica no deja de ser una disciplina que estudia la intervención de la salud en modalidad virtual, por lo que su efectividad estará estrechamente ligada a la calidad de las intervenciones proporcionadas por el terapeuta y cómo estas se implementan en su formato online. 

Anthony Smith y colaboradores (2020) apuntan en su artículo que el uso de la telesalud en la actividad clínica del día a día requiere de una aceptación de ésta por parte de los clínicos para percibir la telesalud como efectiva, segura y normal. En conclusión, la formación y experiencia del logopeda en el campo de la teleintervención permitirá que implemente sus competencias clínicas en formato virtual de manera efectiva para poder, así, realizar una transición hacia la telepráctica en logopedia

Referencias y recursos: 

Boisvert, M. K. y Hall, N. (2019). Telepractice for School-Based Speech and Language Services: A Workload Management Strategy. Perspectives of the ASHA Special Interest Groups, 4 (1), 211-216.

Fukkink, R. G. (2008). Video feedback in widescreen: A meta-analysis of family programs. Clinical Psychology Review, 28(6), 904-916.

Houston, K. T. (2013). Telepractice in speech-language pathology. Plural Publishing. 

Regina Molini-Avejonas, D., Rondon-Melo, S., de La Higuera Amato, C. A., & Samelli, A. G. (2015). A systematic review of the use of telehealth in speech, language and hearing sciences. Journal of Telemedicine and Telecare, 21(7), 367-376.

Smith, A. C., Thomas, E., Snoswell, C. L., Haydon, H., Mehrotra, A., Clemensen, J., & Caffery, L. J. (2020). Telehealth for global emergencies: Implications for coronavirus disease 2019 (COVID-19). Journal of Telemedicine and Telecare, 2019. https://doi.org/10.1177/1357633X20916567

Cómo implementar la teleintervención en atención temprana. Plena inclusión.

Evidence-Based Telepractice for SLPs. The informed SLP

Learning to use Telepractice. Speech Pathology Australia

Telepractice evidence map. American Speech-Language-Hearing Association. 

Medidas de protección aplicadas a la práctica logopédica por Javier Bueno Herrera. Consejo General de Colegios de Logopedas

Monográfico sobre logopedia de la Biblioteca de la UOC

La citación de presente artículo se debe realizar según se indica a continuación. 

Igualada, Alfonso (14 de mayo de 2020). Telepráctica en logopedia: ¿Una reacción al Covid-19? Salud con Ciencia. Blog de los Estudios de la Salud de la UOC. Recuperado a fecha [indicar fecha] [añadir URL]

Autor / Autora

Logopeda, Doctor en Ciències del Llenguatge. Director del grau de Logopèdia UVic-UCC, UOC i professor Estudis de Psicologia i Ciències de l'Educació. Recercaire al grup GRECIL.

Comentarios

Yolanda15/05/2020 a las 8:55 PM

Hola: es muy interesante la informacion ofrecida pero no me ha quedado nada claro su efectividad en la evaluacion, sobretodo la parte de la exploración del paciente. Si existe alguna técnica virtual para la exploracion, esa seria mi pregunta.
Muchas gracias

Responder
Alfonso Igualada26/06/2020 a las 6:56 AM

Hola Yolanda, me alegro de que le haya interesado.
Las ánimo a asistir al webinar del 7 de julio en el que hablaremos algo sobre evidencias científicas en evaluación virtual en logopedia.
Puede hacer la inscripción aquí
http://symposium.uoc.edu/51306/detail/webinar-tele-practica-en-logopedia-n-transicio-cap-al-model-online-iii.html
Saludos
Alfonso

Responder
Alan Gonzalez10/09/2020 a las 7:20 AM

me pareció un tema muy interesante, realizo una investigación para mi titulación y me gustaría consultarlo por algún medio de comunicación para realizarle algunas preguntas respecto a este tema

Responder

Deja un comentario